Maite Rubert | BLOG
1868
page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,page,page-id-1868,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Luces en la noche

Cuando tomamos imágenes de luces nocturnas con una cámara, al alejarlas del foco, se distorsionan y adquieren formas circulares y poligonales. En ese punto es cuando más me interesan. Las figuras que forman y los conjuntos de luces superpuestas, unido al cromatismo tan variado, me producen una atracción hipnótica que he querido trasladar a esta serie de obras.

Los fondos oscuros, igual que sucede con los castillos de fuegos artificiales, favorecen el resplandor centelleante, avivando los colores y su reverberación.

En la soledad de la noche las luces acompañan, distraen con su titilar y el rastro que deja su movimiento. Me gusta la noche en la ciudad, asomarme a la ventana y disfrutar de ese mundo luminoso que tiene vida propia y me sugiere historias misteriosas, fantásticas que acontecen tras sus destellos.

Esta primera serie la he realizado con pastel sobre papel Canson de tonos oscuros. Busco transmitir esas sensaciones que nos trae la oscuridad cuando comienza el baile de luces en la soledad o el bullicio de la noche.

Monet, el pintor de la luz

Es, su obra, de una riqueza cromática inigualable, fuente inagotable para aquellos que amamos el color. Nadie como él ha estudiado la incidencia de la luz, creando impresiones ópticas según la estación del año y la hora del día. Sobre un mismo tema, realizaba distintas obras en las que hacía alarde de la variedad de tonos según el transcurso del día. Se trataba de un estudio en profundidad y sobre el terreno; colocaba varios lienzos y trabajaba en ellos simultáneamente, pasando al siguiente en cuanto cambiaba la luz y la sombra que ésta proyectaba. Cada pincelada expresaba los cambios tonales de la atmósfera sobre edificios y paisajes. Read More

Actividad creativa como terapia

Si quieres desconectar de los problemas cotidianos, no hay nada mejor que sumergirse en el mundo mágico de la creatividad. El tiempo pasa rápido, liviano, cortando con la realidad y de volviéndonos al mundo de la infancia donde, la imaginación, lo ocupa todo. Sin barreras, ni prejuicios; con todas las posibilidades a nuestro alcance, libres para decidir qué camino tomar hoy. Mañana, será otra aventura. Read More